round minus
round plus

Golpeando el tatuaje del diablo en Niceto

Por Marla Singer desde Buenos Aires para BRMC en español.
Fotos por Mariana (@kikaferragut)


Cualquiera podría haber pensado que luego de un 'Personal Fest' con bandas como The Kills, Sonic Youth y The Strokes, cualquier cosa posterior podría no llegar a estar a la altura de semejante evento. Pero claro que todo es posible, y eso sólo pudo ser posible en manos de Black Rebel Motorcycle Club, y en un contexto completamente diferente; el Personal Fest hecho en el inmenso GEBA con campos VIP, que hacía eco previo a lo masivo que sería, en cambio Black Rebel optando por lo más íntimo, por aquello a lo que nos tienen ya acostumbrados, lugares pequeños, escenarios en los que se pueda interactuar fácilmente con el público, y todo eso lo tenía Niceto, el lugar elegido para aquellas dos tan esperadas noches.

Los minutos de retraso sirvieron para que la multitud llegue a su punto de efervescencia máxima, por eso al mismísimo instante en que las luces se apagaron y la música de fondo fue reemplazada por el bullicio de la gente que aclamaba para que, los tres años que se tardó la banda en volver, por fin se terminaran.

'Beat the Devil’s Tattoo' fue la canción elegida para la apertura del show, primer single de su último disco, el cual también le da nombre al mismo lanzado en 2010. Al momento en que los acordes comienzan a sonar el público argentino hizo de las suyas como siempre y Niceto empezó a temblar entre los saltos y los sonidos que desprendían los instrumentos de la banda californiana. Desde los primeros segundos quedó en claro que estos tres norteamericanos son capaces de hacer explotar cualquier lugar en el momento que sea, cuando quieran y como quieran.

La banda siguió con 'Bad Blood' y 'Berlin', ésta última acompañada por aplausos que imitaban la marcada de tiempo que Shapiro imponía en un principio. Llegó 'Love Burns' para terminar de darle forma a los primeros minutos del show, venían a arrasar con todo. Predominaron las canciones de 'B.R.M.C.' y de su último trabajo, alternando entre casi baladas como 'Red Eyes And Tears', hasta 'Whatever Happened to My Rock And Roll'. Cuando abandonaron el escenario al sonar el último acorde de esta canción el público no se movía, sabían que no era el final, y más para aquellos que ya están acostumbrados a sus shows, Black Rebel nunca abandona el escenario antes de tiempo.

A todo esa revolución le llegó como una especie de descanso, el momento más íntimo de la noche en dónde Robert Been salió al escenario, luces tenues y público en silencio a la espera de que el show continúe, dedicaciones muy personales y ovación para el bajista que de alguna forma le dio un giro de 180° por completo al show.

Parecía ser el final, pero la banda tuvo para rato, le siguieron canciones como 'Devil’s Waiting', 'Half-State' hasta la melodiosa balada 'Weight of The World', llegando a un clima ya casi de despedida. 'Open Invitation' fue la elegida para cerrar la fecha, quizás con una especie de paradoja en donde se cerraba algo, pero el nombre y el ambiente que se respiraba nos decía todo lo contrario: aún quedaba más Black Rebel para la segunda fecha, y aquellos que querían más estaban cordialmente invitados.

BRMC en Niceto 8 y 9 de noviembre de 2011







No hay comentarios: