round minus
round plus

BRMC LIVE: En vivo, en detalle



Un mes nos separa de “Beat the Devil’s Tattoo” y hace tres que nos llegó “Live”. Del primero tenemos tan sólo un par de canciones, pero el segundo ya está en nuestras manos, ¿qué podría decirse de él? A continuación, mi perspectiva del más reciente lanzamiento de BRMC.

La ventana enmarca un paisaje brumoso y gris y frío, que luego comienza a fusionarse con rostros desconocidos, con preparativos, con escenas de backstage y frases lapidarias (“Sorry for painting on your wall, I couldn´t control myself” [00:01:23]). Algo se acerca y ya sabemos qué es, pero no importa, de todos modos resulta emocionante.

La amalgama de imágenes continúa hasta que todo se hace más claro, claro en cuanto conocido, estos rostros sí los hemos visto antes: Black Rebel Motorcycle Club salta al escenario y sin muchos preámbulos le dan vida a Berlin. Los ángulos rotan rápidamente, la perspectiva cambia al mismo ritmo del desenfreno que producen las primeras notas de un concierto; algo que no resulta del todo tan asimilable. Así mismo, las imágenes están impregnadas de una tonalidad grisácea – deliberada con total certeza –, un Blanco y Negro que claramente refleja un concepto y un estilo definidos para editar las tres presentaciones en vivo de las que se extrajo el material para este DVD. Quizás por esa razón, me resultaron tan sorpresivos y agradables, las irrupciones de color “total” que tuvieron lugar en algunos momentos, el primero de ellos durante Weight of the world, la sexta canción del listado.

El espectáculo continúa con un manejo de cámaras interesante, que de manera alternativa utiliza tomas más cercanas al público o al escenario, pero que rotan demasiado rápido, por lo menos para mi gusto. Particularmente me resultaron bastante atractivas aquellas en las que podía apreciarse la majestuosidad del bajo de Robert con Nick al fondo [00:28:45] o donde podíamos visualizar a la banda completa [00:30:36], algo que sin duda me hubiera gustado ver con mayor frecuencia. Respecto a la interpretación del grupo, y tal como siempre, no hay queja alguna: es impecable, enérgica y sorprendente. Hasta ahora (pista 7) no hemos escuchado canciones del primer álbum, pero antes de llegar a Red Eyes and Tears hay una sorpresa más: confieso que esta canción no está entre mis favoritas del Baby 81, pero ver la forma en que Peter, a manera de violín – y con arco incluido –, interpretaba el comienzo de All you do is talk, resultó ser algo cautivante. Esto también deja en evidencia la versatilidad de estos músicos, confirmada más adelante en Promise, donde veremos a Robert tocando el piano, y a Peter, el trombón… ¡el trombón!

Pero bien, pasando a otros temas de carácter “técnico” creo que hay dos aspectos a lamentar respecto al sonido del DVD: el primero es que sólo está disponible la opción de 2 canales (algo que pudo habérsele quedado corto a la calidad de la banda en vivo) y por otra parte está el hecho de que no se haya capturado con mayor fidelidad el sonido del público y no me refiero al bullicio que producen los silbidos, chillidos e insultos superfluos, sino al acompañamiento en los coros y las letras de las canciones que hacen más realista la experiencia en vivo. Sin embargo, está claro que ese estrecho vínculo de la banda con su audiencia se materializa en cada presentación; es emocionante por ejemplo el encuentro de Robert con la primera fila justo en los últimos momentos de American X [00:56:26], una de mis eternas favoritas. Ésta es sucedida por dos canciones del BRMC: Spread your love y Love burns, que a mi parecer, es la canción visualmente mejor editada: sin cambios demasiado rápidos, y con tomas consistentes tanto frente como tras el escenario.

A continuación, se prosigue con un mini set acústico de Robert: Mercy y Dirty Old Town, canción compuesta por el cantante folk británico Ewan MacColl, ampliamente coreada por el público y que se muestra como raro ejemplo de la “voz de la audiencia” que, a mi parecer y tal como lo dije anteriormente, pudo haberse registrado mejor para este DVD.

El concierto avanza, la energía es desbordante, se derrama por la pantalla de mi televisor durante canciones como Six Barrel Shotgun, pero curiosamente han sido pocas las palabras intercambiadas con el público… ha llegado el momento de hablar [01:37:02]; Robert dice: “One second, one second. I gotta thank, I gotta thank everyone here that’s making this show possible: it’s not fucking us, it’s the guys behind us, they’ve been with us, they’re family […] I’d just like to thank all this guys” …un proyectil atraviesa el escenario… “and you can throw that at me again if you think you’ll fucking make it… I won’t move, I promise”; abre sus brazos, sonríe.

Llega el cierre del concierto: Took out a loan, The Show is about to begin y como gran final: Heart and soul, canción con la que culminan más de dos horas de BRMC en vivo, en medio de luces intermitentes, sudor, sonidos extáticos y voces que se van apagando hasta que la banda abandona el escenario y aparecen los créditos; todo ha terminado… ¿o no? [02:01:46] Nace una suave melodía, luego escuchamos “Nothing seems to show/The feelings come and go/And everything's so strange/The people never change”, una suerte de paliativo tras la agitación de las últimas canciones, Am I only es el verdadero final: no hay audiencia, solo Peter y su guitarra acústica, qué desgarrador suena, qué hermoso suena. Las notas mueren y retornamos al paisaje inicial: qué brumoso, qué gris, qué frío; pero BRMC estuvo en medio del trayecto, ya todo es distinto.



6 comentarios:

  1. Del "Bonus Features DVD" destacaría la versión en vivo de "Need some air" (¡amo esa canción!) y la sesión acústica para la BBC: EXCELENTE.

    ResponderEliminar
  2. Coincido en lo que has comentado sobre los puntos débiles del DVD, mucho cambio de ángulo innecesario, aunque me ha gustado bastante la atmósfera que han recreado con ese blanco y negro y los toques de luz. Del principio, además de esa frase lapidaria que has puesto, me quedo con la pintada a la revista NME: 'No Musical Empathy' muy buen juego de palabras ;)

    Del concierto destacaría: 666 conducer, no me canso de verla (genial la intro, como la interpreta Peter, y cómo está filmada), Fault Line, Six Barrel Shotgun, All you do is talk (eriza la piel en directo), Love Burns, Mercy y Dirty Old town, Whatever happened to my R & R, American X, Ain't no easy way, Spread your love, y Heart & Soul. Acabar con 'Am I only' en los créditos me pareció todo un acierto y una grata sorpresa.

    Sobre los bonus features, me reí mucho con el 'Feel it now', me encantaron las BBC sessions y el making de 'Weapon of Choice' también está muy bien.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Sebas por esta tremenda reseña!!.

    Hay que decir que quien mezclo el sonido del DVD fue Peter Hayes jaja!. Y quizas por que quiso dejarlo sin el sonido del publico abiertamente claro y caracteristico de un DVD en vivo, pero bueno, asi es cuando las cosas se hacen en "familia".

    Lo mismo para las imagenes, Tessa Angus quien las edito, es gran amiga de ellos y es a quien ellos le confian desde hace tres años la forma en como se ve a Brmc, sabemos que esta banda prefiere hacer las cosas "a su manera" y muchas veces eso los hace perder un poco el brillo que tienen.

    Eso no quiere decir que no sea espectacular lo que hacen y que por eso vamos a dejar de alabarlos y admirarlos, solo es una idea de que tal vez esta soledad voluntaria para hacer sus trabajos a veces no permite que alguien con otra perpectiva los muestre como los grandes artistas que son.

    Aunque se forma contradictoria ese uno de los principales atractivo de la banda también!

    Saludos!

    V.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Vero.

    No podría estar más de acuerdo contigo sobre aquellas aparentes falencias que irónicamente constituyen un atractivo y un elemento diferenciador de esta banda.

    Por ahora, sólo queda esperar que nos visiten en esta gira. A cruzar los dedos y ojalá que se acuerden de venir a estas tierras cafeteras porque a ustedes con total certeza los visitarán.

    ¡Chau!

    ResponderEliminar
  5. Ahora que ya vi el DVD con mas propiedad, puedo decir que no estoy conforme con el resultado y que el esfuerzo que hizo la banda para editarlo no se ve reflejado en el trabajo de Tessa Angus.

    Y no estoy diciendo que sea un desperdicio ni nada por el estilo, porque si vale la pena tenerlo sobre todo por los bonus extra donde uno puede ver como la banda graba sus canciones y verlos de otro modo, menos serio quizás, pero me parece que el abuso de los "close up" y la poca importancia que se le da al publico, siendo este un DVD "en vivo", le quitan la oportunidad de mostrar la fuerza y potencia que tiene Brmc cuando toca sus canciones frente a los fans que es lo que hace a esta banda especial.

    Ya en una segunda versión del video "Berlin" Angus había realizado una edición similar a la que hizo para el DVD, en cuanto a encuadres y movimientos de cámara, pero uno espera evolución luego de tres años trabajando con ellos y aquí no la hubo, "Live" parece un video clip de mas de dos horas y aunque tiene momentos destacados, se queda solo en esos momentos.

    Algunas personas que no han visto tanto material de ellos en vivo me han dicho que lo encuentran muy bueno y lo es, pero uno como fan espera mas y pienso que la elección de Tessa Angus para dirigir y editar este primer DVD no fue muy afortunada.

    Eso no quiere decir que yo sea menos fan ahora, solo quiere decir que tuvieron la oportunidad de mostrarse de la mejor forma posible y no resultó.

    Será para la próxima entonces.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí. En mi caso también hay cierta desazón sobre el tema de edición de imágenes. Cuando tienes a una banda que no incorpora elementos visuales tan impactantes en el escenario, y cuyos shows giran entorno a la fuerza de la música y su efecto sobre el público, pues es precisamente eso lo que habría que rescatar a la hora de registrar una presentación en vivo.

    Lo dije en el aspecto sonoro y también se extiende al visual: el público es el gran ausente de este "Live". Incluso en videos de presentaciones de festivales (T in the Park 2007, por ejemplo) hemos visto un mejor ejemplo de este punto al que me refiero.

    ResponderEliminar